El Gen Egoista (Richard Dawkins)

Uno de los libros por excelencia de la ciencia popular. Leí el 80% porque dejé dos capítulos sin leer. Muy lento para mí, y el inglés llega a ser bastante abstruso en algunos momentos.

Los que no estén familiarizados con la biología evolutiva pueden encontrarlo sorprendente, es el máximo exponente del ateísmo biológico, en el que la vida no tiene mayor sentido que lo que conocemos (muy a menudo simplemente creemos) sobre las leyes biológicas: moléculas derivadas de la sopa primigenia en algún momento lograron replicarse a sí mismas (el concepto no es tan difícil como parece: moléculas que logran atraerse a sí mismas) y posteriormente sobrevivieron mejor aquellas que formaron exoesqueletos que las protegieran de ser degradadas o integradas en otros sistemas del medio que impidieran su replicación. Esto las permite seguir su camino en un sistema gobernado por el simple equilibrio molecular, surgido de una serendipia evolutiva, hasta derivar en lo que ahora llamamos polimorfismo. Que un polimorfismo tenga éxito o no, depende de un sistema de equilibrios por presiones biológicas. Este concepto a partir de las primeras moléculas replicadoras es imprescindible. 

Otro concepto central es si la evolución sucede a nivel societal o grupal y la evolución presiona hacia esto (“el bien del grupo”), o bien si es a nivel individual. La teoría de Dawkins (que es heredada de Hamilton y otros autores) es que no sucede a nivel de individuo, ni siquiera de cromosoma, pues en una generación solo queda un 50% de la herencia. Lo que queda es una unidad, no muy bien delimitada (¿cistrón?), de tamaño variable según la propia presión evolutiva. Mientras más pequeño, menos posibilidades de quedar fuera al mezclarse, pues recordemos que la sexualidad implica meiosis y finalmente mezcla con otra célula sexual. De ahí el título: El Gen Egoista. Lo que es virtualmente inmortal para Dawkins es el gen, que va pasando de máquina en máquina, evolucionando desde una primera simple carcasa que tuviera ventaja al impedir que fuera unido a alguna estructura que incapacitara su propia réplica.

También es central en el libro la autolimitación de los rasgos altruistas, y los rasgos violentos. El excesivo altruismo se autodestruye porque los fenotipos egoistas crecen a expensas de ellos. Igualmente el exceso de fenotipos agresivos son autolimitantes, porque si crece la población agresiva, todos los individuos se exponen a recibir daños. Por esto curiosamente muchos “combates” entre seres de la misma especie tienen reglas, rituales y suelen ser autolimitantes: se acepta la retirada del perdedor sin mayores daños por parte del vencedor. Muchos ven en este tipo de conductas “lo mejor para el grupo”. Dawkins lo concibe como el punto de equilibrio necesario para perpetuar los genes de cada individuo.

Igualmente aborda que el altruismo debe ir en relación al grado de genes compartidos.

La narrativa excede lo que yo considero necesario, no hay demasiados ejemplos naturales que sean pedagógicos de forma más amplia, y va más a lo literario. También tiene partes útiles de teoría de juegos. Me irrita que se usen 8 párrafos para algo que se puede explicar en 2. Manía personal. A las editoriales les gusta meter cerca de 300 páginas sí o sí, lo que obliga a meter relleno en exceso.

2.5/5